¿Escolarizar en masa o educar en casa?

Quiero empezar aclarando que creo en la educación, pienso que el conocimiento es poder y esa es mi bandera. Por eso soy una lectora empedernida. Sin embargo, quiero que seas consciente del gran problema que tiene nuestro sistema escolar hoy en día.

Para eso, quiero establecer la direferencia entre escolarizar y educar. Benjamin Franklin no se escolarizó y Steve Jobs no terminó la carrera, pero ambos se educaron. La educación es cuando aprendemos a tomar el control sobre lo que queremos aprender, cuáles son nuestros intereses, qué consumo a nivel intelectual, de qué forma me quiero preparar para dar lo mejor de mí. La educación se basa en un conocimiento interior, que luego da como resultado un hacer en el sistema económico. Para mí no se trata de títulos, ni universidades prestigiosas.

Dicho esto, quiero soltarte preguntas como: ¿Por qué en las escuelas acaban con el pensamiento crítico? Nos enseñan a escuchar y a repetir lo que escuchamos. Entonces, como no se promueve pensar, preguntar da vergüenza. ¿No te ha pasado que en algún momento, estando frente a otras personas, dijiste que no sabías algo y reaccionaron con indignación?

Debemos dejar de estigmatizar la ignorancia. Porque de la ignoracia surge el conocimiento. Horrorizarnos porque alguien no sepa algo es promover el no cuestionar. No lo sabemos todo, nunca lo sabremos todo. Porque mejor no responder frente a la duda en apertura, fomentando conversaciones críticas que nos hagan rebuscar más en esa ignorancia.

En las escuelas nos forman para ser empleados y consumidores y no productores. Fíjate como la promesa es "estudia para que vayas a una buena universidad y encuentres un buen trabajo" ¿Por qué? ¿Por qué no se enseñan conceptos como el emprendimiento, la libertad financiera, la resolución de problemas de forma creativa para de esa forma, saber qué necesita la gente y crear nuevos servicios?

En mi libro "La Artista de Hojalata" (disponible en Amazon) cuento mi historia ficcionada, donde soy una autómata que fue programada para no pensar, no sentir, no disentir. Hay un capítulo donde hablo de la programación en masa o "escolarización de hoy en día", una fábrica de autómatas que luego sirven a la producción en masa.

En esa producción en masa se necesitan líderes y cargos altos pero, también se necesitan barrenderos, personas que limpien los baños, que recojan la basura... Por eso es tan importante ir clasificando a los niños desde muy temprana edad, para ir programándolos mentalmente y hacerles creer que son o no son suficientes para determinadas cosas en la vida. Básicamente nos enseñan nuestro lugar en la sociedad. Cuando la realidad es que cada ser humano es capaz de conseguir todo lo que quiera y eso no depende de una calificación o título.

La mejor manera de que una persona lleve una vida de autómata es que este completamente desconectada de su mundo interior, porque allí reside su poder personal. O sea, la escuela nos desempodera por completo... ¿Cómo nos desconectan? Sentándonos 12 horas al día en un pupitre, luego frente a la tele, luego frente al móvil u ordenador, siempre en constante actividad, sin parar, distraídos, porque si nos aburrimos empezamos a pensar...

Y luego, frente a cualquier insatisfacción o fricción interior, nos enseñan la gratificación instantánea. Nos distraen con jueguetes, dulces y de adolescentes con sexo, alcohol, drogas, likes, etc

Joan Antoni Melé, uno de mis referentes en este tema (te invito a investigar su mensaje...) me cuestionó el por qué en el sistema educativo se coloca como una actividad extracurricular todo lo realicionado al arte. Cuando es el arte el mejor camino para conectar a un humano con su mundo interior... ¿Qué hacemos de adultos cuando estamos tristes? Oír musica, escribir, pintar... No hacemos ecuasiones.

Nos programan para obedecer, a levantar la mano para hablar, a pedir permiso para ir al baño, a salir cuando suena el timbre, a encajar, a ser leales a determinadas ideas. Conclusión, nos enseñan: SUMISIÓN. Porque el sistema económico es jerárquico y para sostener la jerarquía tiene que haber sumisión.

¿Por qué desde pequeños nos enseñan a señalar al que es diferente? Se castiga al que no quiere cumplir las reglas y al que piensa distinto. Se excluye, se humilla y se le rechaza.

Y esto cobra sentido cuando te vuelves consciente de que nos enseñan a través de la humillación, a temerle a la vergüenza, incluso promueven la humillación entre nosotros mismos... y aquí puedo entrar muy sutilmente en el tema del bullying, ¿cómo es posible que frente a casos de bullying el profesorado no haga nada porque sería demasiado invasivo? ¿no es invasivo tener que pedir permiso para ir al lavabo?

Otra pregunta interesante sería: ¿Qué pasaría si eleminamos la dualidad entre ganar y perder en las escuelas y pasaramos a jugar y aprender? Si acabamos con el ganar- perder entonces no podríamos etiquetar y clasificar, todos seríamos igualmente válidos y eso no sirve al actual sistema económico. Aprender no es el objetivo de la escuela, es etiquetar y limitar.

Nos enseñan desde el "no puedes":

  • No puedes beber, ni comer en clase.
  • No puedes levantarte sin pedir permiso.
  • No mires por la ventana, concéntrate.
  • No te rías.
  • No puedes traer juguetes.
  • No te mezcles con otros niños menores o mayores.
  • No corras.

Cuestiónate ¿por qué como adultos les disfrazamos la realidad a los niños? ¿No sería mejor explicarles el mundo en el que viven, de una forma adaptada a su lenguaje, para así crearles consciencia de la realidad? Pienso que lo único que esto genera es que luego, de adolescentes, la realidad nunca está a la altura de las expectativas generando sólo frustración. Aquí podríamos entrar largo y tendido en como cada año aumentan las tasas de suicidio en adolescentes... Algo estamos haciendo mal.

Después de haber leído e investigado bastante sobre este tema, puedo concluir que la peor cosa que hay en la escolarización en masa son los exámenes y pruebas de admisión. A través de este sistema nos van etiquetando y seleccionando en categorías que nos hacen establecer nuestra "valía", muchas veces de forma errada. Incluso como padres, castigamos al niño que no trae buenas calificaciones, instalando en él la creencia de que no es válido por eso... ¡Qué absurdo!

Con las pruebas de admisión a las universidades vemos como la valía de nuestros jóvenes puede irse al trasto en un par de horas, por ejemplo, ¿qué pasa si un jóven se pone nervioso, se bloquea por la misma presión y se equivoca en la prueba? ¿No aprueba y no entra?¿En serio? Muchas causas de suicidio en jóvenes están íntimamente vinculadas a esto... ¿Qué estamos haciendo?

Más bien, la pregunta correcta sería: ¿Qué podemos hacer? Hay un libro que se llama Armas de Instrucción Masiva de John Taylor Gatto (que te sugiero leer si eres padre o madre) donde el autor brinda soluciones como:

  1. Un sistema educativo flexible en todo sentido: tiempo, estudios, escogencias, intereses, espacios.
  2. Acabar con el sistema de pruebas y exámenes.
  3. Promover que los jóvenes que salgan de la escuela no vayan directamente a la universidad, sino que se tomen un tiempo para viajar, explorar, estar con ellos mismos.
  4. Acabar con la creencia de que si entras en una universidad prestigiosa y sacas buenas calificaciones, tendrás la vida solucionada.
  5. Incluir programas de Desarrollo Personal y Mindfulness en las escuelas.

Y yo incluiría:

  • Incentivar que los niños descubran lo que les gusta y hacer que ellos mismos investiguen lo que no saben, así se promueve la curiosidad y la pasión.
  • Instalar la creencia de que es más importante tener una convicción que un título.
  • Enseñarles a creer firmemente en lo que piensan y quieren, para fortalecer el criterio propio.
  • Empezar a educar a los niños en casa, sin que esto excluya la escolarización, son terminos diferentes.
  • Que esa educación cultive el amor por la lectura libre, según sus temas de interés, que sean ellos quienes escojan qué quieren leer.
  • Proporcionarles espacios de soledad para que aprendan a estar y a divertirse con ellos mismos.
  • Estimularlos a hacer preguntas y a cuestionarlo todo.
  • Como padres, aceptar el no saber qué responder y en vez de sentir vergüenza, crear un espacio de curiosidad, donde investiguen juntos y así ambos instalen la creencia de que "no saber algo, está bien", es una oportunidad para aprender.

No necesitamos jóvenes egresados de las mejores universidades, con excelentes calificaciones, necesitamos jóvenes apasionados, con convicciones firmes y confianza en sí mismos.

Cierro con la historia de una investigación científica sobre entrenamiento de pulgas. Descubrieron que si las colocaban en un envase sin tapa, ellas brincaban y lograban escapar; pero si les colocaban una tapa, las pulgas intentaban brincar par de veces hasta que se rendían y simplemente aprendían a brincar no tan alto. Una vez logrado ésto, si quitaban la tapa del frasco, las pulgas no se escapaban.

Así somos los seres humanos, muchas veces la tapa son nuestros propios miedos y, otras veces, el sistema y su programación.

Espero haberte sido útil :) Si te aportó comparte, dame like, coméntame.

Te amo infinto,

FF

Back to blog

Leave a comment